¡Basta ya!

no a la violencia y la desigualdad

0
294
basta-ya
Stop a la homofobia

La mayoría de nosotros estamos instruidos en pensar que todo el mundo tiene que sentirse atraído por el sexo opuesto y que la identidad de género coincide con el cuerpo físico que se tiene “o el género al que se nos asignó al nacer”.

Para la mayoría de todos nosotros este problema no existe, ya que no se encuentran estigmatizados por ser de uno u otro bando sexual. Ya que se consideran personas normales para la sociedad. Por lo tanto no se encuentran fuera de lo establecido en cuanto a orientación sexual o identidad de género porque no se las etiquetan como “diferentes”.

Pero la cosa se complica para el colectivo de personas de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, cada vez más estamos concienciados con su situación, pero aún tienen la necesidad de ocultarse públicamente frente a esta sociedad establecida.

Stop homofobia

En todo el mundo hay personas que enfrentan violencia y desigualdad “y a veces torturas o incluso ejecución” debido a quiénes aman, qué aspecto tienen o quiénes son. La orientación sexual y la identidad de género son aspectos integrales de nuestra individualidad y en ningún caso deberían ser motivo de discriminación ni abusos.

Varias asociaciones escocesas trabajan en la promoción de los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero, y sus activistas representan a una multiplicidad de identidades y causas.

Todas estas asociaciones documentan y dan a conocer abusos perpetrados por motivos de orientación sexual e identidad de género en toda Escocia, trato desigual, empleo y vivienda, violencia doméstica, abusos contra menores, y negación de derechos familiares y reconocimiento.

En el parlamento escocés se vota estos días por impulsar leyes y políticas que protejan la dignidad de todas las personas.

Orgullo en el parlamento escocés

Ruth Davidson, de 38 años, miembro de la Iglesia Escocesa salió del armario hace tiempo. Sus fuertes convicciones religiosas le dificultaron aceptar su homosexualidad. “Siempre pensé que tendría una boda con un hombre vestida de blanco”, declaró durante una entrevista a la BBC. “Yo no quería ser gay, es algo contra lo que luché mucho tiempo. Llega un punto en el que tienes que tomar una decisión y no puedes seguir viviendo una mentira”.

Ruth Davidson
Ruth Davidson

En 2011, asumió el liderazgo del Partido Conservador escocés. Ruth vive con su pareja la irlandesa Jen Wilson, de 34 años. Juntas se las ha visto en algunos actos del partido.

David Coburn, de 57 años, dirige el Ukip escocés, el partido que enarbola la bandera del antieuropeísmo. Es el segundo dentro de la formación que ha hablado abiertamente de su homosexualidad después de que lo hiciera Nikki Sinclaire.

David Coburn
David Coburn

Pese a declararse gay, Coburn es contrario al matrimonio entre personas del mismo género. “Con la unión de hecho es suficiente para reconocer los derechos de los homosexuales”, argumenta el eurodiputado y hombre de negocios.

El escocés Patrick Harvie, de 44 años, dirige el Partido Verde Escocés. Se ha definido como bisexual y ha escrito abiertamente sobre ello varios artículos en el diario “The Guardian”.

Patrick Harvie
Patrick Harvie

A sus espaldas tiene un largo historial de lucha por la legalización y el reconocimiento de las diversas tendencias sexuales. Patrick se involucró en las campañas de activismo de la unión de hecho en el 2005, el derecho a la adopción de parejas del mismo género en el 2009 o el matrimonio entre personas del mismo género en 2014.

Con todo se puede asegurar que Escocia presume de tener el parlamento más gay de toda Europa, ya que líderes de los partidos políticos han confesado abiertamente su homosexualidad.

 

Compartir