Hébridas exteriores

una escapada difícil de olvidar en esta primavera.

0
268
Harris-playa
Playas impresionantes en Harris

En primavera es maravilloso viajar a las aguas cristalinas, a las islas vírgenes y a las escabrosas montañas de las Hébridas Exteriores. Ciento diecinueve islas, pero solo hay catorce habitadas.

Al llegar a este archipiélago te das cuenta que te encuentras en una de las zonas más salvajes de Escocia. Es un lugar desafiante donde vivir, pero la gente lo habita.

La puerta de entrada a las Hébridas Exteriores

Tras llegar al puerto de Stornoway te haces una idea cabal de lo remotas que se encuentran estas islas. Pero a pesar de ello tienen mucha historia. Hay construcciones en la isla que se cree que datan del año 3000 AC.

Con más de 6000 curtidos habitantes, el protegido puerto de Stornoway es la principal puerta de entrada a la isla. Ha sido un bullicioso pueblo portuario desde que llegaran aquí los vikingos en el s. XIX. Con los carteles de las calles en Gaélico, parece que te adentras en una tierra mítica.

casas de piedra - hébridas
Conocidas como casass negras.

Pero para entender de verdad el origen de estas islas, tienes que alejarte de la capital. A 26km al oeste, al otro lado de la isla se encuentra Garenin. Es uno de los asentamientos más antiguos de estas islas. Allí encontrarás unos hermosos edificios conocidos como “casas negras”. Sólo los podrás encontrar en las tierras altas escocesas y en las Islas.

Al haber tantas piedras en estas islas es fácil construir estas edificaciones. Si tienes la oportunidad de entrar en una de ellas te darás cuenta de lo enormes que son los muros interiores y cómo han apelmazado la tierra entre ellos para quien las habita se proteja tanto del viento como de la lluvia.

Los techos también son increíbles, ya que aquí en esta zona no hay madera. Por lo que observarás que los techos están compuestos de todo aquello que encontraban como pedazos de barcos naufragados, costillas de ballena, paja, etc…

Luskentyre beach, harris
Luskentyre beach, harris

Si viajas al sur, a la isla de Harris. Te encontrarás con una de las playas más hermosas que hayas visto jamás. Parecen playas caribeñas, ¡Pero ten cuidado, porque aquí  el clima cambia sin avisar!.

Si sigues más hacia el sur, los acantilados negros se funden en el tormentoso canal conocido como estrecho de Harris. Aquí te espera un paisaje antiguo y sembrado de rocas, pero tan increíble que serás incapaz de retener tanta belleza.

Si  te paras a observar lo que tienes a tu alrededor, da la sensación de haber llegado al fin del mundo. Con un viento que azota con fuerza y el tiempo impredecible hacen de este lugar, tan inhóspito como único.

Con sus cielos preñados y sus magníficas montañas no es extraño que los extranjeros huyan de la vorágine para establecerse aquí. Aquí encontrarás a gente que ha huido del mundanal ruido de las grandes urbes como Londres, para construir unas espectaculares casas en lugares épicos esparcidos por las islas.

Las Hébridas Exteriores se han descrito como uno de los últimos bastiones del culto presbiteriano y aunque la religión todavía se impone, las congregaciones se han reducido lentamente y muchas de sus iglesias se han convertido en hogares.

Enclaves majestuosos, aldeas remotas, playas caribeñas con pinceladas de arena blanca y colores turquesa es el lugar perfecto para escapar de todo. Te propongo que hagas una escapada en primavera hasta este histórico lugar remoto de Escocia.

Con un paisaje tan prodigioso no es de extrañar que haya gente viviendo en este maravilloso lugar, pero lo que realmente me encanta de las Hébridas Exteriores es: ¡que es un lugar para reflexionar!. La gente de aquí se siente orgullosísima de su historia y no les quito razón. Cada vez que me marcho de estas islas, estoy deseando regresar a este remoto lugar donde el pasado resulta gratificante y tranquilo.

 

Compartir