La pequeña bahía

Así se traduciría del Gaélico a la localidad de Oban

0
294
oban2
La pequeña bahía

Su nombre viene del gaélico y significa “pequeña bahía“, pero cuando se trata de tener unas vacaciones inolvidables, Oban es definitivamente un lugar donde hay grandes cosas que ver y hacer. Esta Semana Santa adéntrate entre kilómetros de costa y un bellísimo paisaje, esta ciudad al borde del mar es conocida como “la entrada a las islas” por el número de ferries que parten de su puerto en dirección a las islas Hébridas Interiores y Exteriores.

¡A zarpar!

Puedes hacer una excursión de un día a sus islas cercanas y descubre el esplendor de las Hébridas Interiores. Puedes hacer un triplete y recorrer Mull, Iona y Staffa en un día. O visitar Kerrera, la isla más próxima a Oban y disfrutar de un placentero paseo por sus senderos para explorar las ruinas del Castillo de Gylen, que en el pasado fue fuerte de los MacDougalls de Lorne.

En Oban y sus alrededores

Con tantas cosas que ver y hacer en el área que la rodea, la ciudad de Oban es una base de exploración perfecta. Fuera de la ciudad puedes pasar los días visitando castillos, jardines, pueblos, playas, bosques y atracciones divertidas e inusuales, desde una central eléctrica en un hueco excavado de una montaña a un acuario que hace las funciones de centro de rescate de focas.

La propia ciudad de Oban es bastante compacta, y es fácil recorrerla a pie. Está salpicada de pequeñas galerías y tiendas independientes, así como de una destilería, una bombonería y un museo todo esto situado en el centro de la ciudad. Pasear de frente al mar hasta llegar a las ruinas del Castillo de Dunollie y seguir más allá por las arenosas playas. Siempre que el tiempo lo permite, sus atardeceres son verdaderamente impresionantes. Cuando sientas que tienes que relajarte y reponer fuerzas, podrás escoger entre los pubs, cafeterías y restaurantes de la ciudad.

Un paraíso si eres un amante del marisco

Oban además de ser un paraíso, se la conoce como la Capital del Marisco de Escocia. El pasado pesquero de la ciudad viene de antiguo y abundan los establecimientos que sirven pescado y marisco. Puedes reservar una mesa en un restaurante galardonado donde podrás probar platos elegantemente preparados, o regalarte con un plato de marisco recién cocinado y sustanciosos sándwiches que puedes comer directamente de los locales del muelle.

¿Cómo llegar?

El viaje en coche desde Glasgow o Edimburgo lleva entre dos horas y media y tres horas. Si vienes desde Glasgow tiene dos opciones: seguir la A82 hacia el oeste pasando por Loch Lomond o tomar la A83 para pasar por Inveraray y atravesar el paso de montaña Rest and be Thankful. Se puede también llegar a Oban fácilmente en tren desde Glasgow o en autobús regular desde Glasgow o Inverness. El aeropuerto de Oban está a 5 minutos de la ciudad y cubre las islas de Coll, Tiree, Islay y Colonsay.

¿Cómo desplazarse?

West Coast Motors opera un servicio de rutas de autobús en Oban y los pueblos circundantes al norte y sur de la ciudad. Los trenes desde Glasgow realizan también paradas en algunos pueblos de la línea, incluyendo Connel, Taynuilt, Loch Awe y Dalmally. Hay empresas locales de alquiler de coches y puedes también usar los servicios de taxi. Y en lo que respecta al transporte marítimo hacia las islas cercanas, puedes usar ferries.

Compartir