Las city Chambers del s. XVIII se erigieron sobre los restos sepultados de esta callejuela medieval de Old Town, cuyos niveles inferiores han sobrevivido prácticamente intactos entre sus cimientos durante 250 años.

Hoy este espeluznante laberinto subterráneo está abierto al público y ofrece una visión fascinante de la vida cotidiana del Edimburgo del s. XVII. Un guía vestido de época acompaña a los visitantes por las bóvedas mientras recita un texto dramático.

Mary King fue una mujer coraje que nació en el año 1616, se ganaba la vida vendiendo telas y cosiendo remiendos para alimentar a su familia, se casó con Thomas Nimmo, un comerciante de la ciudad y tuvo 4 hijos, cuando su marido falleció, Mary decidió mudarse a una calle llamada Alexander King´s Close, esta calle terminaría adquiriendo su nombre.
Mary murio en el año 1644, poco antes del brote de la plaga, dejando un testamento que aún se conserva: un evocador listado de posesiones, dineros y deudas que incluía dos anillos de oro, seis cucharas de plata y una considerable cantidad de vino y cerveza.

Indispensable

The Tenement Room

El circuito que ofrece el guía vestido de época incluye historias fantasmagóricas y espantosas recreaciones, pero resulta casi de mal gusto, pues se regodea en los aspectos terroríficos y escatológicos de la histora del close. Aunque también despierta un interés genuino. Hay algo en esas devencijadas viviendas del s.XVIII que da escalofríos, como los pelos de caballo que asoman por sus ruinosas paredes, las curiosas manchas en las paredes y el antiguo olor a piedra y polvo que se aloja en la nariz.

Wee Annie’s Room

Una parapsicóloga afirma que una vez se le acercó el fantasma de una niña llamada Annie en una de las viejas habitaciones junto al close. No se sabe qué da más miedo, si el relato de la niña espectral o el peculiar montón de muñecas y ositos de peluche que dejan en un rincón los compasivos visitantes.

The Foot of the Close

La parte más pintoresca del circuito llega al final, cuando el visitante se halla a los mismos pies de Mary King’s Close y se alza literalmente sobre una calle sepultada con las paredes de sus antiguas casas erguidas a los lados y el peso de las 11 plantas de las City Chambers encima, a lo que se suman 250 años de historia.