Septiembre y Edimburgo, Edimburgo …. Septiembre, todo un espectáculo visual, que por esta época del año voy a intentar hacerte disfrutar a tope. Esta ciudad misteriosa con sus almenas, sus torres de aguja, sus riscos y sus columnas neoclásicas te atraparán.

William Wordsworth (1803) dijo: Y allí están el lago Gala y Leader Haughs, ambos delante de nosotros, y Dryburgh, con su sonoro Tweed, y el lino, cantando a coro.

Edimburgo, se levanta sobre varias montañas volcánicas y es una de las ciudades más bonitas de Europa. Hay pocas cosas comparables a la majestuosidad del castillo coronando esta gran mole volcánica y los jardines de Princes Street, extendiéndose a sus pies.

 

En tiempos de paz, los ladrones de ganado hacían incursiones, los habitantes nunca dormían tranquilos.

En las guerras con Inglaterra, el castillo fue siempre objetivo del ejército inglés y toda la zona hasta la frontera fue devastada varias veces. En tiempos de paz, los ladrones de ganado hacían incursiones, los habitantes nunca dormían tranquilos. Pero en épocas de prosperidad se construyeron grandes castillos defensivos que se convertían en residencias nobiliarias cuando reinaba la paz.

Conduciendo, montando en bicicleta o paseando por onduladas colinas y las orillas de los ríos Yarrow, Tweed o Ettrick, la tranquilidad contrasta con su violento pasado.

Desde el castillo de Edimburgo, se puede contemplar el bullir de una capital europea moderna y cosmopolita, que por su patrimonio arquitectónico medieval y georgiano ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, no en una sino en dos ocasiones.

En agosto ya vimos, el pasar de la historia de esta ciudad, plasmado en una pantalla gigante. Aquí entre las paredes del castillo de Edimburgo además, se encuentran los llamados Honores de Escocia —las joyas de la Corona escocesa—, que por cierto ahora reclama Perth, la famosa Piedra del Destino, antiguo trono de coronación de los reyes escoceses.

El casco histórico de Edimburgo, la denominada «Old Town», se agrupa alrededor de la parte superior de la Royal Mile, antigua arteria principal que une el castillo con el palacio de Holyroodhouse.

Aunque estos dos monumentos encabecen una larga lista de edificios históricos, museos y pinacotecas, Edimburgo es una ciudad muy manejable. Resulta fácil recorrerla a pie o a través de su excelente red de autobuses a la que se sumó el tranvía en el 2014.

Te invito a que degustes los mejores productos escoceses y que retomes fuerzas  en uno de los cuatro restaurantes con estrellas Michelin de la ciudad, ¡no te lo pierdas!.

Descubre el renovado puerto de Leith, con su magnífica selección de restaurantes de alto copete. También puedes darte un paseo por el parque de Holyrood y adentrarte en otro mundo visitando la aldea de Duddingston, escondida tras la colina de Arthur’s Seat.

Impresionante cuando esta ciudad se transforma.

Aquí, en esta zona encontrarás también una de las tabernas más antiguas de Escocia.

La vida tranquila de Edimburgo vive su momento más apacible durante el mes de septiembre. Sé, que el Festival Internacional de Edimburgo y el Festival Fringe de Edimburgo son las piezas principales de esta popular celebración anual de las artes, pero en septiembre llega la tranquilidad, y el paseo moderado por la ciudad que nunca descansa.

Una ciudad con mucho encanto

Si bien su programa de espectáculos abarca todo el año y la atmósfera festiva se respira en la ciudad en todo momento. La inspiración y la creatividad siempre han sido constantes en Edimburgo, cuyo patrimonio literario se remonta más allá de la época de Walter Scott y comprende a escritores contemporáneos de fama internacional, como J. K. Rowling, creadora Harry Potter.

Las inmediaciones de la ciudad también ofrecen grandes atractivos, como las vistas panorámicas de los montes Pentland, desde los que se domina toda la ciudad, la elegancia neoclásica de casas solariegas como Hopetoun House, y la belleza natural de la costa de East Lothian.

Durante este mes disfrutaremos de:

• Un viaje al pasado descubriendo  el  castillo de Edimburgo o por las calles subterráneas del Real Mary King’s Close.
• Explorarás el gran palacio de Holyroodhouse, la residencia de la Reina en Escocia.
• Te desvelaré los misterios de la bella capilla de Rosslyn  a las afueras de Edimburgo.
• Nos iremos todo un día de compras por las tiendas de diseñadores de Multrees Walk y descubrirás prendas de cachemira de la mejor calidad en la Royal Mile.
• Te sorprenderás de la historia de Escocia en el Museo Nacional de Escocia.
• Subirás al yate real Britannia y te sentirás como un miembro de la realeza.
• Contemplaremos obras de arte históricas y contemporáneas en una de las muchas galerías de arte gratuitas.
• Seguro que aún tienes tiempo de subirte al trén de vapor que te espera en Waverley Station para transportarte al sur de la región y llegar hasta los Borders.

¿Qué te piensas, qué esto es todo?, ¡que poco me conoces!, si nada más es el principio de un largo viaje, te aseguro que no podrás parar de leer en este blog sobre Escocia.