Si te encuentras paseando por uno de los muchos lagos a lo largo y ancho de Escocia, o tal vez por la orilla de un precioso riachuelo. Y de repente, escuchas un sonido muy particular, un sonido que no se corresponde con la situación. Entonces estás escuchando el chasquido peculiar de uno de los seres más temidos.

La bean-nighe, traducción gaélica de “lavandera”, es una de las criaturas más temidas en toda Escocia, algo con lo que nadie quiere cruzarse jamás. Tiene la apariencia de una mujer, muy hermosa además, con una larga melena y generosos pechos. En algunos lugares, su tamaño es encogido hasta parecer una simple niña. En otros se habla de una mujer algo más baja de lo normal, vestida con un hermoso vestido verde. Tal vez sea por eso que muchos las confunden con hadas. En muchos de los relatos que se cuentan sobre estas criaturas aparecen también con un diente promuniente que sobresale de los demás, y una larga nariz con una sola fosa nasal, dándole cierto aspecto a de pato, según estas leyendas.

Se dice que las bean-nighes pueden ser los espíritus de aquellas mujeres que murieron al dar a luz, y han sido maldecidas por toda la eternidad a realizar la ardua tarea de lavar la ropa en la orilla de un río o lago. Normalmente suelen lavar una especie de túnica o sudario, algo que solo se utiliza en los entierros. Es por ello que la bean-nighe es temida por ser una especie de mal augurio, ya que el sudario que esté lavando puede ser el de alguno de tus familiares o amigos, que está a punto de morir. o incluso el tuyo.

Las leyendas cuentan que si al ver a este criatura nos acercamos rápidamente sin que nos vea y conseguimos ponernos uno de sus enormes pechos en la boca, la bean-nighe responderá a tres preguntas, ya que pensará que somos su hijo perdido. La primera pregunta que se suele realizar es para saber quién es la persona que va a morir. La bean-nighe responderá con gusto a ello, siempre que se le pregunte de forma educada. También se habla de hombres que consiguieron capturar a las bean-nighes, y a cambio de su libertad, estas les concedieron tres deseos, algo que se considera de mucha fortuna en Escocia. Claro que tratar de capturar a una de estas hermosas criaturas también tienen sus riesgos. Se dice que si la bean-nighe te ve antes de que trates de cogerla, lanzará un hechizo sobre tus brazos y piernas que los dejará inútiles.

La imagen de la bean-nighe es a menudo relacionada con la banshee irlandesa, y posiblemente ambas criaturas procedan del mismo mito celta, ya que su apariencia y su manera de acturar son iguales.