Centro urbano

repleto de cafés y pubs que invitan a disfrutar

0
70

La disposición planificada de la ciudad junto a las calles peatonales del centro urbano hacen que resulte sencillo abordar la ciudad, repleta de cafés y pubs que invitan a disfrutar de una parada entre actividades.

Qué visitar

Glasgow School of Art

Muy dañado tras sufrir un incendio en el 2014 –y quizá de acceso restringido debido a las obras restauradas–, el edificio más destacado de Charles Rennie Mackintosh aún cumple su función primigenia, de modo que para llegar basta con seguir el continuo flujo de alumnos colina arriba. Se trata de uno de los mayores hitos arquitectónicos de Glasgow y actualmente se le ha incorporado la School of Design (o Reid Building), un espectacular edificio verde glaciar, obra de Steven Holl, situado enfrente; una combinación que, aun siendo arriesgada, funciona.

Puede visitarse en un excelente circuito guiado de 1 h encabezado por estudiantes de arquitectura, con salida desde el edificio nuevo; en épocas de mucho movimiento, es mejor reservar en línea o por teléfono.

Un aspecto particularmente llamativo es la minuciosidad del diseño, pues da la impresión de que el lápiz del arquitecto hubiera trazado absolutamente todo. El interior del edificio es muy austero, con combinaciones cromáticas sencillas (a menudo solo en beis y negro) y las –en apariencia incómodas– sillas de respaldo alto tan características de Mackintosh. La biblioteca, añadida en 1907, es una obra maestra.

Hay una tienda de Mackintosh al final del circuito. También son muy recomendables los circuitos guiados a pie, organizados por los mismos estudiantes, para descubrir la arquitectura del centro de Glasgow; visítese su web para ampliar detalles.

Willow Tearooms

Son una auténtica reconstrucción de los salones de té que el genial arquitecto escocés Mackintosh diseñó y amuebló en los albores del s. XX para la restauradora Kate Cranston. Al contar con total libertad, se puede revivir el esplendor original de este espacio sin par en el que el artista dejó su distintiva impronta prácticamente en casi todos los elementos que lo conforman, incluso las cucharillas. En 1980 reabrió sus puertas tras 2 años de obras y después de haber permanecido cerrado desde 1926.

City Chambers

Erigida en la década de 1880, la sede de la Municipalidad luce un interior aún más extravagante que su exterior y sus salones han representado el Kremlin o el Vaticano en el rodaje de varias películas. Se puede ver su opulenta planta baja durante el horario de apertura al público; se ofrecen circuitos guiados gratis a las 10.30 y 14.30 de lunes a viernes; conviene reservar plaza en las épocas de mayor afluencia turística.

Gallery of Modern Art

El museo de arte contemporáneo más célebre de Escocia exhibe obras modernas de artistas internacionales en un elegante edificio neoclásico cuyo original interior sirve de marco para una muestra audaz e ingeniosa. El enfoque principal recae en las cuestiones sociales, pero sin abrumar, pues se afana en entretener también a los más pequeños.

The Lighthouse

El primer edificio de Mackintosh, diseñado en 1893, fue la vanguardista sede del diario Glasgow Herald . Situado en una estrecha bocacalle de Buchanan St, hoy funciona como Centro de Arquitectura y Diseño de Escocia y tiene exposiciones temporales bastante técnicas (algunas, previo pago), además del Mackintosh Interpretation Centre, un detallado recorrido por su vida y obra, aunque algo insulso. Desde la planta superior del faro se contempla una estupenda panorámica sobre los tejados y agujas del centro.

Sharmanka Kinetic Theatre

Instalado en el Centro Artístico Trongate 103, esta maravilla es fruto del talento de Eduard Bersudsky, un escultor y mecánico ruso radicado en Escocia, autor de un conjunto de formidables figuras de gran tamaño a partir de pedazos de chatarra y elaboradas tallas, que interpretan tragicomedias alusivas a la condición humana con evocadora música de fondo.

Las esculturas y sus historias resultan fascinantes, aun cuando no están en movimiento. Inspirador y macabro por momentos, es una experiencia plena de color e ingenio que invita a la reflexión, y una fantástica propuesta para ir con niños, que a su vez conmoverá a los adultos.

Deja un comentario