Cuando llegas a Edimburgo por primera vez, te das cuenta que estás en una ciudad muy especial y diferente, repleta de curiosidades capaces de llamar la atención hasta el más reacio.

Aquí van algunas de las curiosidades más importantes de la ciudad

El Corazón del Midlothian

En la explanada situada junto a la Catedral de St Gil se puede ver un corazón hecho con losas de granito dibujado sobre el pavimento. Se trata del lugar en el que se encontraba situada la antigua prisión de Edimburgo, construida durante el siglo XV y demolida en 1817.

Si te paras un momento y observas a los Edimburgueses, verás como la mayoría escupe en este corazón. Esto es así, porque aquí se ejecutaron a multitud de personas y hoy en día se cree, que haciendo este gesto van a tener suerte.

Todos los bancos tienen su dueño

Si eres observador@ como yo, te sorprenderá; que en los bancos en los que te sientas para descansar, tienen una chapita con una inscripción. Se trata de una especie de recordatorio, para las personas fallecidas que sus familiares pagan regularmente.

Si no te has dado cuenta, recuerda que al sentarte en un banco, te fijes en la inscripción, puede que sea en recuerdo a Mary de su familia que no la olvida, o tal vez sea el banco de George. Se trata de una curiosa costumbre que constituye un recuerdo para los familiares además de una forma de ahorrar para el Ayuntamiento.

Los callejones

En la espina de sardina o mejor dicho, la Royal Mile se encuentran decenas de callejones conocidos por los residentes como “close”. Se trata de estrechas callejuelas cargadas de historias, que suelen conducir hasta un “court” o patio interior.

De los 300 “close” originales hoy en día sólo se conservan 60, entre los que destaca el de Mary King, un lugar capaz de provocar escalofríos a quien lo visita.

The World´s End

Para los ciudadanos de Edimburgo “El fin del Mundo” se encontraba al sur de High Street, en el cruce con St Mary´s Street. Allí se encontraban las murallas que protegían la ciudad vieja y pocos eran los osados que se atrevían a salir.

Hoy se pueden ver algunos adoquines dorados que marcan el punto exacto en el que terminaba la ciudad y, justo enfrente, un bar con el nombre del lugar, “The World´s End”.

North Bridge

El Puente del Norte (North Bridge), situado sobre la Estación de Trenes de Waverley, comunica el New Town con el Old Town, pero no es conocido por esto, sino por el elevado nivel de suicidios que tienen lugar en él.

Tras intentar colocar diferentes barreras para tratar de disuadir a los suicidas, hoy en día sólo se mantiene una pequeña inscripción con el número del “teléfono de la esperanza”.

Auld Reekie

Edimburgo es cariñosamente apodada “Auld Reekie”, o vieja chimenea. Este apodo tuvo su origen durante la época victoriana, cuando sólo se utilizaban el carbón y la madera como combustibles y las miles de chimeneas de Edimburgo expulsaban continuamente un denso humo que ennegrecía la ciudad.

Aunque actualmente el uso de las chimeneas no está permitido, la imagen de las casas con decenas de ellas es algo que no pasa desapercibido.