Descubre la historia

Si nos remontamos a la edad media, el fiordo de Forth era conocido como el mar escocés. Era enorme e inaccesible y la tierra que había al otro lado se conocía como la Escocia ultramarina o la Escocia del otro lado del mar.

0

María era una mujer ambiciosa y tenía muchos apoyos. Para la mayoría de católicos ingleses, Isabel era la hija hereje, bastarda y protestante de Ana Bolena, y María era la auténtica heredera del Reino de Inglaterra. Así que, a los dieciocho años volvió a Stirling para coger las riendas de su futuro.

María Estuardo y James Darnley
María Estuardo y James Darnley

A la ambiciosa Isabel, no le hizo ninguna gracia. Así que, rechazó el hecho de reconocer a María o a otra persona como su sucesora. Y poco después María comenzó a tener problemas en Escocia por diversos motivos. En 1565, se casó con su primo Enrique Estuardo «Lord Darnley«. Era un hombre violento y un borracho que mandó apuñalar al secretario personal de María delante de ella. Pero también dejó a María embarazada, por lo que su dinastía tenía asegurada una generación más.

El hijo de María fue un niño, un heredero. Obviamente lo llamaron Jacobo VI y fue bautizado en el castillo de Stirling. Por toda Escocia se celebró la buena nueva con banquetes y fuegos artificiales, pero los problemas no terminaron ahí. La madrina del niño era Isabel I de Inglaterra, pero su gente se quedó fuera de la capilla como forma de protesta ante la ceremonia católica.

Siendo adulto el hijo de María fue capaz de gobernar en toda Gran Bretaña e Irlanda, pero sus primeros momentos de vida no fueron los mejores precisamente. Se quedó sin sus padres pronto, uno de ellos murió envenenado y el otro asesinado.

UNA INFANCIA DIFÍCIL

Jacobo VI de Escocia, creció en el castillo, pero tenía dos problemas enormes. Sus padres, su padre Lord Darnley se negó a asistir a su bautizo en la capilla real del castillo en 1566. Poco después contrajo la sífilis y le invitaron a abandonar el castillo. Se mudó a una casa situada en las afueras de Edimburgo. Unas semanas después había muerto. La casa en la que había vivido saltó por los aires debido a una explosión con pólvora y el cuerpo desnudo del Lord apareció en el jardín. Al parecer el cuerpo no mostraba signos de violencia, pero todo apuntaba a que los culpables pertenecían a la corte de la reina.

Se sospechaba de los hombres leales a María incluyendo al conde de Bothwell. Que resultó ser su amante, al final fue absuelto y tres meses después se casó con María. Por toda la ciudad empezaron a aparecer imágenes de María con cuerpo de sirena. El símbolo de las prostitutas.

La obligaron a abdicar y eso hizo que su hijo de un año se convirtiese en el Rey Jacobo VI de Escocia. Menos de una semana después la Reina María de Escocia abdicó y Jacobo VI fue coronado en la parroquia de Stirling. Sólo tenía trece meses.

Al año siguiente María abandonó Escocia acosada por sus enemigos políticos. Se dirigió al sur y pidió la protección de su prima Isabel I de Inglaterra. Pero en lugar de ayudarla a recuperar el trono de Escocia. Isabel la traicionó y metió en la cárcel alegando falsamente que conspiraba contra ella. Allí pasó los siguientes veinte años antes de ser ejecutada en 1587 en un juicio falso.

Puedes leer su última carta 

Deja un comentario