El Clyde

0
54

El Clyde fue abandonado a su suerte en la posguerra, aunque poco a poco se ha ido regenerando hasta nuestros días. Hay una web muy interesante que te puede interesar y que habla de todo lo sucedido, haz click aquí.

La ribera del Clyde está salpicada de varias atracciones interesantes, pero el paseo junto a sus márgenes aún está lejos de explotar su potencial; no en vano, puede resultar deprimente e impersonal, máxime ante la presencia de desaforados edificios que empequeñecen al paseante.

Riverside Museum

En el puerto de Glasgow, al oeste del centro, este moderno e impactante edificio debe sus llamativas formas redondeadas a la arquitecta británico-iraquí Zaha Hadid. El espacio principal lo ocupa un museo del transporte que expone una fascinante colección de automóviles hechos en Escocia, apuntalada por un abanico de locomotoras, tranvías, bicicletas (incluida la primera de pedales, de 1847) y maquetas de barcos construidos en el Clyde.

Una atractiva recreación de una calle comercial del Glasgow de principios del s. XX aporta el contexto social a los vehículos de época. Cuenta con un café. Para disfrutar de este museo tendrás que subirte al autobús –nº 100– desde el flanco norte de George Sq o un barco de Clyde Cruises.

Glenlee

Botado en 1896 y amarrado junto al museo, este formidable buque escuela de tres mástiles es un buen destino para familias, con muestras sobre su historia, su restauración y la vida en él durante su apogeo. Mantenerlo a flote resulta bastante costoso, por lo que se anima a contribuir con un donativo o bien tomarse un café bajo la cubierta.

Glasgow Science Centre

Este ultramoderno museo mantendrá entretenidos a los niños durante horas con un sinfín de exposiciones interactivas sobre ciencia y tecnología repartidas en cuatro plantas. Redondean la propuesta un cine IMAX, una torre de observación giratoria de 127 m de altura, un planetario y un teatro de ciencias donde se asiste a demostraciones científicas.

Deja un comentario