La historia de Glasgow

0
57

Glasgow creció en torno a la catedral fundada por san Kertigerno (posteriormente san Mungo) en el s. VI. No obstante, salvo esta, no se conserva prácticamente nada de la ciudad medieval, barrida por el auge de fuerzas modernas como el capitalismo, la Revolución industrial y el Imperio británico.

CENTRO TEXTIL

En el s. XVIII, buena parte del comercio del tabaco entre Europa y EE UU se enviaba a través de Glasgow, lo cual supuso una gran fuente de riqueza. Aun después del declive de ese comercio en el s. XIX, la ciudad siguió prosperando como centro textil, naval y de las industrias del carbón y el acero. Sin embargo, la apariencia de bonanza contrastaba con las nefastas condiciones de trabajo en las fábricas.

En la primera mitad del s. XX, Glasgow se erigió en el centro de la industria armamentística británica, surtiendo armas y barcos para las dos guerras mundiales, en la segunda de las cuales sufrió devastadores bombardeos. Sin embargo, tras la contienda, el puerto y las industrias pesadas comenzaron a menguar y, a principios de la década de 1970, la ciudad parecía abocada al fracaso.

Glasgow pasó a ser sinónimo de desempleo, depresión económica y violencia urbana, que causaba estragos sobre todo en zonas de grandes bloques de viviendas como la infame Gorbals. En tiempos más recientes, el desarrollo urbano y el auge en clave cultural han inyectado estilo y confianza en la ciudad; y aunque el nivel de vida sigue siendo más bajo que en el resto del país y no pocos afrontan dificultades, el actual proceso de regeneración da pie al optimismo, como pudo comprobarse durante la exitosa celebración de los Juegos de la Commonwealth 2014, seguidos por miles de personas en todo el mundo.

Deja un comentario