Era septiembre del año 2007 cuando éste que os escribe, se encontraba en un aeropuerto español (Alicante) dispuesto a coger un avión destino a la capital escocesa Edimburgo.

Allí me encontraba yo, frente a la puerta de embarque vestido con ropa de verano.

Me sentía como un bicho raro al ser el único español que iba en ese avión, además de soportar algún que otro “cuchicheo” por parte de jubilados con cara de pocos amigos que regresaban a sus casas después de haberse pegado la vida padre en las playas españolas.

Pero pronto comprobé que mi vestimenta no era la más adecuada, en la misma cola de espera se podía ver que el destino al que pretendía llegar se encontraba lloviendo y una temperatura de 12ºc. ¡Menudo plan!.

La ropa de abrigo la tenía ya embarcada, y pensé que al bajar del avión me pondría algo de abrigo. Pero todo lo contrario. ¡menuda bofetada con la mano abierta me llevé, una vez abrieron la puerta del avión!.

Escuché una voz detrás de mí diciendo “welcome to cold”

Hacía un fresquillo como reza el título de este post “Chilly”. Pero no era para tanto.

Hoy te puedo asegurar con mi experiencia, que la mejor época para visitar Escocia va de mayo hasta principios de septiembre, cuando el tiempo rudo de estas latitudes se vuelve un poco más templado, las jornadas son más soleadas y su estancia es mucho más agradable.

Durante este período no hay problemas para encontrar alojamiento. El único problema que puedes encontrar, es que en esta época del año es cuando se abre la temporada de caza y hay zonas de las highlands o tierras altas escocesas que las cierran por seguridad.

Escocia en verano

Los meses de verano; junio, julio y agosto, es temporada muy alta por lo tanto es el período predilecto para viajar a Escocia, eso sí, ¡prepara la billetera!.

Sea por las temperaturas, generalmente más elevadas, sea por los colores de los paisajes y la duración de las horas de luz que se prolongan más allá de las 21.00h, sobretodo en la zona norte.

Agosto, además, es el mes de los festivales, desde el Military Tattoo de Edimburgo a los míticos Highlands Games, además de multitud de eventos gastronómicos y musicales.

  • En agosto las grandes ciudades como Edimburgo se ven invadidas de turistas atraídos en su mayor parte por los festivales; mi consejo es, el de reservar con mucha antelación, sobretodo en coincidencia con grandes eventos.
  • Otro posible inconveniente de esta época del año son las plagas de “midges”, son pequeños insectos particularmente molestos, que salen al aire libre en los “calurosos” (y raros) días de verano sin viento, cuya picadura es un poco molesta y se encuentran en los alrededores de estanques y lagos.

Escocia en invierno

Los colores otoñales y las cimas nevadas que envuelven las montañas en los meses de invierno, donan a Escocia un atractivo muy especial: obviamente hay que tener en cuenta el frío, la lluvia y un viento gélido que barre los valles y las ciudades.

Conocerás a Haar, que es una bruma muy densa, que se forma en el mar de la costa oeste de Escocia y cubre por completo ciudades enteras.

  • En esta época existe el riesgo de encontrar alojamientos y atracciones cerradas al público como jardines, residencias, sobretodo en las frías “Highlands”.
  • Diciembre podría ser un mes interesante para visitar Escocia, especialmente Edimburgo. El festival de “Hoghmanay”, es la mayor celebración de Nochevieja en toda Europa, es una gran fiesta que anima a la ciudad humeante durante 3 días. En este caso, la ciudad llega a colapsarse, vamos un pleno absoluto en todos los alojamientos, por lo que te recomiendo que reserves con antelación.

Deja un comentario