Son muchos los rincones dentro de las Highlands escocesas donde descubrir la belleza de un otoño de ensueño. En esta ocasión voy a elegir el Lago Chon, cerca de Aberfoyle, donde la interminable gama de colores ocres, dorados y verdes de la vegetación se refleja en sus aguas.

Sin duda, para la mayoría de los escoceses que les preguntes, estos te dirán que es la mejor época del año para contemplar sus paisajes. Los menos, y en su mayoría jubilados pudientes, se desplazan a zonas más templadas como es el levante y sur de España.

Pero si te apasiona el paisaje tranquilo, ver tonos bronce, dorado y rojo cobre. Esta es la época del año que estabas esperando, ya que es en estos días cuando se puede ver con todo su apogeo la espectacularidad de sus colores y la magia de sus crepúsculos. Las colinas se tapizan de brezo y van abandonando poco a poco los tonos violáceos del verano para lucir un bonito castaño rojizo; al tiempo que los árboles van pasando a una época de letardo con su inconfundible caída de hojas.

Además, hay que tener en cuenta que en otoño, el rigor del invierno aún no está instalado con fuerza y todavía no llueve tanto como en la gélida estación que le precede, por lo tanto se dan las circunstancias perfectas, climatológicamente hablando para recorrer sus bosques y disfrutar de un delicioso espectáculo que te ofrece la naturaleza en estado puro. Además, y con un poco de suerte, en este peregrinaje por las montañas y valles de Alba (Escocia), podrás apreciar cómo los salmones y las truchas emprenden su peregrinación, como es habitual en estas fechas, hacia la zona de cría.

La ardilla roja también se prepara para reservar alimentos para el invierno, o los ciervos, que se encuentran inmersos en la berrea, que tiene lugar en esta estación del año. Es posible encontrarse también con una amalgama de pigargos coliblancos, águilas reales, lagópodos escoceses, perdices, urogallos o piquituertos.

Son muchos los lugares que merecen la pena ser visitados en otoño, todos ellos en plena naturaleza, evidentemente. Otro lugar que no puedes perderte es el The Hermitage, uno de los parajes naturales más famosos de Perthshire. Gran cantidad de árboles gigantes se encuentran en este extraordinario bosque, y en el que podrás disfrutar de la vista que ofrecen las cascadas, los rápidos y los pozos arremolinados del río Braan.

Y si hablamos de valles, el Glen Affri, es la estrella de la corona, compuesto de un bosque frondoso de pinos caledonios milenarios que se muestran con todo su esplendor en otoño. Las Trossachs son una de las regiones que más bonitas que se transforman y que han inspirado cantidad de historias románticas, no es para menos, ver sus valles, lagos y ríos tienen gran parte de la culpa. ¡Como para no inspirarse!.

Por cierto, con la llegada de la estación otoñal, esta llega cargadísima de celebraciones, de magia, de hogueras, de historias y de cuentos. ¿Estarás preparad@ para vivirlo?. Porque este otoño vas a disfrutar de los mejores eventos únicos que sólo puedes disfrutar aquí:

  • Llegan las historias, leyendas, espectros, fantasmas y entes extraños. Descubrirás todo un catálogo de seres de leyenda, criaturas nacidas en el folclore. Descubrirás el Halloween oculto de Escocia.
  • Prepárate para disfrutar del evento por excelencia del otoño, como es la llegada del Samhuinn, el ritual más importante del calendario celta.
  • En Noviembre tienes una noche muy especial para recordar un fracaso en la Bonfire night.
  • Este año, el recuerdo a todos los soldados y civiles que sacrificaron sus vidas por su pais se celebrará el 13 de Noviembre en el emblemático Remembrance Day.
  • A finales del mes de Noviembre tienes una cita imprescindible en el festival de Invierno de Oban.
  • Por supuesto no puedes faltar a toda una jornada completa de festejos y fantásticos eventos que exhiben lo mejor de la cultura escocesa en el día de San Andrés el patrón de Escocia el próximo día 30 de Noviembre.