Los medios británicos destrozan a los Sussex

Mientras que el mundo descubre la realidad

Si pensabas que la entrevista de Meghan y Harry con Oprah Winfrey sería escandalosa como lo fue la entrevista de la difunta Lady Diana en 1995, te quedaste corto: en mi opinión fue demoledora.

Meghan acusó a la Familia Real de racismo, argumentando que a su hijo Archie no se le otorgó el título de príncipe porque tenía la piel «demasiado oscura». También pensó en suicidarse; acusando a la casa Real Británica de no haberla protegido y de haberla obligado a callar, impidiéndole responder a las acusaciones. Añadió que desde el Palacio de Buckingham «las falsedades son constantes«. Además reveló que se casó con Harry tres días antes de la boda en la capilla de San Jorge, en una ceremonia privada en el jardín de Frogmore Cottage oficiada por el arzobispo de Canterbury. Y la sorpresa final fue cuando anunciaron los dos, que Archie pronto tendrá una hermana pequeña:  ¿Se llamará Diana?, solo el tiempo lo dirá.

¿Te gusta lo que lees?

Apoya al periodismo de calidad, y elige la mejor opción más abajo.

POR SUSCRIPCIÓN

Contenido Exclusivo para suscriptores.
Tienes tres opciones disponibles.

PAGO POR USO

Desbloqueas contenido y lo disfrutas para siempre, sin ataduras, ¡así de fácil!.
Salir de la versión móvil