Te propongo treinta y ocho paradas imprescindibles en una de las ciudades más bellas de Gran Bretaña, Edimburgo es “un sueño de mampostería y roca viva” encaramada sobre antiguos riscos, con una laberíntica Old Town que observa por encima de verdes jardines la elegancia georgiana de New Town. Historia y arquitectura se codean con una bacanal de bares, innovadores restaurantes y las tiendas más estilosas de Escocia, todo ello envuelto en un paisaje urbano inmortalizado en el cine y la literatura.

Por lo tanto hay mucho que ver y observar, así que te propongo un listado de las atracciones que los visitantes que llegan por primera vez a esta ciudad no pueden perderse.

Britania

Desde que el Britannia, antiguo yate real, se abrió al público en Port of Leith en 1998, se ha convertido en la segunda atracción, después del castillo de Edimburgo. Hay un centro de visitantes con reproducciones de las cabinas de los mandos, fotos, etc., pero lo más atractivo es el barco en sí. Se pueden ver el dormitorio de la reina, los aposentos reales  los salones, testigos de recepciones internacionales.

Fuera de circulación desde 1997, la antigua residencia flotante de verano de la familia real descansa amarrada en el Ocean Terminal de Leith. Brinda una fascinante mirada a los viajes de la reina Isabel II.

Grassmarket

El primer mercado de Edimburgo se construyó fuera de las murallas de la ciudad y ha sufrido muchos cambios. Pasó de ser mercado a plaza de ejecuciones, después se convirtió en lugar de reunión de gente con problemas y en la actualidad ha recuperado su esplendor y es un centro cosmopolita, lleno de pubs y tiendas de todo tipo. En la esquina está la Cook’s Book Shop, librería propiedad de una conocida artista de la televisión escocesa, y cruzando, la tienda de fósiles de Stan Wood, famoso paleontólogo británico. en los edificios de Victoria Street, con fachadas de colores llamativos, se sitúan una tienda tradicional de quesos, otra de cepillos, una panadería francesa o el Byzantium, un curioso mercadillo cubierto.

Museum of Scotland

Se halla junto al Royal Museum of Scotland y es un edificio moderno con una entrada abovedada, galerías de hierro forjado y techo de cristal. Los objetos expuestos están empotrados en las paredes y gracias al inteligente uso de arcos y huecos se han conseguido bellos espacios. A diferencia de Royal Museum, que muy al estilo victoriano reúne una colección miscelánea, este museo se centra en Escocia. Abarca toda las historias escocesa, desde rocas y fósiles prehistóricos, hasta lo último del siglo XX.

Mencionaremos, por ejemplo, la guillotina Escocesa (la Dama de Hierro), con el nombre de todos aquellos que fueron decapitados. En la parte correspondiente a los objetos representativos del siglo XX destaca una guitarra Fender Stratocaster, elegida por el ex Primer Ministro Británico, Tony Blair.

Palacio de Holyroodhouse

La residencia oficial de Isabel II en Escocia tiene en su centro una torre que en su día habitó María Estuardo. Sus aposentos son el punto álgido del circuito que por cierto no te dejará fotografiar.

En un extremo de la Royal Mile (Milla Real), sobre una enorme roca volcánica, se levanta Holyroodhouse Palace. Este palacio residencia oficial de los monarcas escoceses desde el siglo XVI, aunque gran parte del edificio actual data de 1671. En este palacio pasó la reina María Estuardo un largo periodo de su corto y trágico reinado, aquí tuvo que aguantar las fanáticas diatribas de John Knox y aquí presenció el salvaje asesinato de su fiel secretario, Riccio.

Aunque es la residencia oficial, se pueden visitar varias salas.

Detrás del palacio se extiende Holyrood Park, amplio espacio abierto dominado por el cúmulo volcánico conocido como Arthur’s Seat (el Sillón de Arturo). Desde arriba, las vistas de Edimburgo, Fife y la región de los Borders son impresionantes. Hay senderos para excursionistas tranquilos. Los aficionados a la escalada disfrutarán en Salisbury Crags y los menos arriesgados pueden comer algo a la orilla del estanque. Los domingos está prohibido circular en coche.

The People’s Story

Es un fascinante museo histórico albergado en el antiguo Canongate Tolbooh (el puesto del peaje del Canongate), en la Milla Real, uno de los más interesantes de Edimburgo. A través de las reproducciones de casas, talleres y utensilios se explica cómo ha vivido la gente sencilla de Edimburgo a lo largo de la historia.

Princes Street

Lo mejor de comprar en Princess Street es ver cómo está distribuido el espacio, sólo hay tiendas en un lado de la calle, porque en el otro se abren los Princes Street Gardens, que permiten escapar del agobio.

Jenner’s, el centro comercial más antiguo, está lleno de laberínticos pasillos y galerías bien cuidadas. Cuando se canse de estar de compras, escápate a Rose Street, la calle de Escocia con mayor concentración de pubs.

Prince Street Gardens

Es uno de los parques de Gran Bretaña que goza de mejor ubiciación y dibuja un verde valle entre la silueta urbana del casco antiguo, tachonada de chapiteles, y la elegancia de la ciudad nueva.

Cuesta trabajo pensar que estos cuidados jardines fueran en otros tiempos el Nor’ Loch (“lago del norte”), las cloacas de la ciudad vieja. Los jardines se extienden a lo largo de Princes Street, calle dividida en dos por el Mound, en montón de tierra que se excavó para construir la ciudad nueva. El solar lo ocupan hoy el esplendor griego de la Royal Scottish Academy y la National Gallery of Scotland.

Lugareños y visitantes disfrutan de los jardines paseando, admirando el famoso Floral Clock (Reloj Floral), alimentando a las ardillas o simplemente sentándose a la sombra de un sauce llorón en cualquier banco de madera.

Hay un café al aire libre y un templete en el que se celebran conciertos en verano, el famoso Bank of Scotland Fireworks Concert de la última noche del Festival y la gran fiesta de Nochevieja (Hogmanay party).

Scottish National Portrait Gallery

Esta bella galería restaurada es hoy uno de los principales puntos de interés de la ciudad. Deleita con la historia de Escocia a través de retratos de sus personajes célebres.

Ubicada en un edificio gótico de arenisca roja, en Queen Street, esta galería hace un interesante repaso de las grandes personalidades de Escocia, pasadas y presentes. Destacan los retratos de María Estuardo, el de su perseguidor, John Knox, o el de su enfermizo marido Lord Darnley. Entre los grandes literatos están Robert Burns, J.M. Barrie y Hugh McDiarmid. De los personajes actuales, el del acordeonista Jimmy Shand.

Royal Botanic Garden

En sus 28 Ha ajardinadas pueden verse espléndidos invernaderos victorianos, nenúfares gigantes, coloridos rododendros y azaleas y su famoso jardín de rocalla.

Scottish National Gallery of Modern Art

Esta galería dedicada al arte contemporáneo y del s. XX ocupa dos impresionantes edificios neoclásicos en un terreno precioso salpicado de esculturas.

Parlamento escocés

El edificio más espectacular y polémico de Edimburgo se inauguró en el 2004 para albergar el recuperado parlamento escocés. Es una amalgama de extrañas formas simbólicas.

Real Mary king’s Close

Esta calle medieval sepultada, que se cerró al público en el s. XVIII, se reabrió en el 2003 y ofrece pintorescos circuitos guiados bajo sus antiguas bóvedas.

Rosslyn Chapel

Capilla medieval que hizo célebre El código Da Vinci, de Dan Brown. Es una sinfonía de piedra cuajada de imaginería y símbolos tallados asociados con la enigmática búsqueda del Santo Grial.

Castillo de Edimburgo

Más de un millón de personas lo visitan cada año y es la atracción más popular de Edimburgo. Cuenta con un hosco conjunto de museos, capillas, cañones, bóvedas y prisiones, ademas de las joyas de la corona escocesa.

Museum of Edinburgh

No hay que perderse la colorida fachada de la Huntly House, recién renovada en rojo y amarillo, frente al reloj de Tolbooth. Se erigió en 1570 y alberga un museo que ofrece una visión de Edimburgo desde su prehistoria hasta el presente. Sin embargo, la mayor atracción para el público es el collar y el cuenco de comida que en su día pertenecieron a Greyfriars Bobby, el habitante canino más célebre de la ciudad.

Scotch Whisky Experience

Una antigua escuela alberga este centro multimedia que explica cómo se elabora el whisky a través de una serie de objetos, demostraciones y circuitos que combinan vista, sonido, gusto y olfato. Y no hay que perderse a Peat, el gato de la destilería. Otros circuitos más caros incluyen degustaciones más amplias de whisky y varios bocados de cocina escocesa.

Gladstone’s Land

Thomas Gledstames fue uno de los mercaderes más prominentes de Edimburgo en el s. XVII. En 1617 compró la vivienda que más tarde se llamaría Gladsone’s Land. En su interior pueden verse bellos techos, paredes y vigas pintados y un espléndido mobiliario de los s. XVII y XVIII. Los guías conocen su historia detallada y algunas anécdotas.

Writers’ Museum

Oculto en un close al este de Gladsone’s Land está la Lady Stair’s House de 1622, hogar de este museo que atesora manuscritos y recuerdos que pertenecieron a tres de los más célebres escritores de Escocia: Robert Burns, sir Walter Scott y Robert Louis Stevenson.

John Knox House

Es la vivienda más antigua de Edimburgo. Data de hacia el 1490 y se cree que entre 1561 y 1572 vivió en ella John Knox, influyente reformador eclesiástico y líder de la Reforma Protestante en Escocia. En su interior puede verse una interesante exposición sobre la vida y obra de Knox.

Greyfriars Kirk

Es una de las iglesias más famosas de Edimburgo. Se erigió en la vieja sede de un antiguo monasterio franciscano y se abrió al culto el día de Navidad de 1620. En 1638 se firmó en este lugar el National Covenant (Pacto Nacional), que rechazó la tentativa de Carlos I de imponer a los escoceses el episcopado y un nuevo devocionario inglés, y reafirmó la independencia de la Iglesia escocesa. Muchos de los firmantes del pacto fueron ejecutados después en Grassmarket y, en 1679, 1200 covenanters, como se conocen a dichos firmantes, se apresaron y retuvieron en terribles condiciones en la esquina suroeste de kirkyard (cementerio). La iglesia contiene una pequeña exposición.

Estatua de Greyfriars Bobby

Esta diminuta estatua es un momnumento a Greyfriars Bobby, un skye terrier que veló en su tumba a su amo, un policia de Edimburgo, desde 1858 hasta 1872. En 1912 Eleanor Arkinson inmortalizo su historia en una novela, y en 1963 Walt Disney la convirtió en película. La tumba de Bobby, señalada por una pequeña piedra de granito rosa, está a la entrada de Greyfriars Kirkyard. El Museum of Edinburgh exhibe su collar y su cuenco.

Dumbar’s Close Garden

Este jardín amurallado escondido al final de un close de Old Town, se diseñó al estilo del s. XVII, son senderos de grava, arbustos bien recortados, hierbas, flores y árboles adultos. Es una joya oculta, y un oasis de paz en medio del bullicio de la Royal Mile.

Camera Obscura

La cámara oscura de Edimburgo es un curioso artefacto del s. XIX en uso ininterrumpido desde 1853. Emplea lentes y espejos para proyectar una imagen de la ciudad en una gran pantalla horizontal. Los comentarios que la acompañan son entretenidos y la experiencia brinda un singular encanto. La complementa una curiosa exposición dedicada a ilusiones de toda clase. Unas escaleras llevan a través de varias piezas hasta la Outlook Tower, que ofrece excelentes vistas de la ciudad.

City Art Centre

Es la mayor y más popular de las pequeñas galerías de Edimburgo, hogar de la colección de arte escocés de la ciudad, que abarca desde el s. XVII al s. XX. También hay bellos cuadros, grabados y fotografías que muestran vistas de la ciudad en varias etapas de su historia.

Our Dynamic Earth

Una carpa blanca plantada bajo Salisbury Crags señala la sede de este viaje de descubrimiento interactivo multimedia que lleva por la historia de la Tierra desde el Big Bang al presente. Se trata de un impecable espectáculo de espléndidos efectos especiales y películas 3D ideado para concienciar a los más jóvenes sobre todo lo relacionado con la geología y el media ambiente.

Arthur’s Seat

La cima rocosa de Arthur’s Seat (251m), tallada por láminas de hielo procedentes de los restos erosionados de un volcán extinto, es un rasgo inconfundible de la silueta de Edimburgo. La caminata merece la pena por las vistas desde la cumbre, que abarcan desde Forth Bridges, en el Oeste, hasta la remota colina cónica de North Berwick Law, en el este, con Ochil Hills y las Highlands en el horizonte noroeste (Holyrood Park).

Para ascender a Arthur’s Seat desde Holyrood hay que cruzar Queen’s Dr y seguir el sendero que se desvía hacia la izquierda, subiendo por la ladera desde el extremo norte de Salisbury Crags, en dirección a las ruinas de  St Anthony’s Chapel. Luego, girar al sur por un camino accidentado que sigue una pendiente suave al este de los riscos de Long Row. Hacia el final se curva hacia la izquierda y se alza algo más abrupto por unos escalones hasta un collado, donde hay que girar a la derecha y subir hasta la cima rocosa de Arthur’s Seat.

Duddingston Parish Church

Esta iglesia medieval es uno de los edificios más antiguos de Edimburgo, con una entrada romántica del s. XVI y varias reliquias medievales a la puerta de Kirkyard: el Joug, un collar de metal con que se aseguraba a pecadores y criminales, y el Loupin-on Stane, un escalón de piedra que ayudaba a los feligreses a subir al caballo.

Scottish National Gallery

En este edificio puede verse la principal colección de arte de Escocia. En las galerias dedicadas al arte escocés pueden verse retratos de Allan Ramsay y sir Henry Raeburn, escenas rurales de si David Wilkie y paisajes impresionistas de William MacTaggart. No hay que perderse el cuadro de Raeburn El reverendo Robert Walker patinando en Duddingston Loch. Una vez al año, en enero, la galería expone su colección de acuarelas de Turner, que Henry Vaughan lleó en 1900.

Royal Scottish Academy

Distinguido templo dórico griego diseñado por William playfair y construido entre 1823 y 1836. Sus galerías exhiben una colección de cuadros, esculturas y dibujos arquitectónicos de miembros de la academia desde 1831, y también albergan exposiciones temporales todo el año. La RSA y la Scottish National Gallery están comunicadas por un paseo subterráneo, el Weston Link.

Georgian House

Este edificio, de National Trust for Scotland, se ha sometido a una exquisita restauración y se ha amueblado para mostrar cómo vivía la rica élite de Edimburgo a finales del s. XVIII. En sus paredes lucen cuadros de Allan Ramsay, sir Henry Raeburn y sir Joshua Reynolds.

Charlotte Square

Es la joya arquittectónica de New Town, diseñada por Robert Adam poco antes de su muerte en 1791. Su lado norte es la obra maestra de Adam y uno de los más bellos ejemplos de arquitectura georgiana del mundo. La Bute House, en el centro, en el nº6, es la residencia oficial de la primera ministra de Escocia.

Calton Hill

Calton Hill, que se alza imponente sobre la punta oriental de Princes St, es la acrópolis de Edimburgo. Su cima está salpicada de grandiosos monumentos que datan en su mayoría de la primera mitad del s. XIX. También es uno de los mejores miradores de la ciudad, con un panorama que abarca el castillo, Holyrood, Arthur’s Seat, el fiordo de Forth, New Town y toda Princes St.

En Regent Rd, en el lado sur de la colina, está el Monumento a Burns, monumento de estilo griego al poeta Robert Burns.

Esta colina constituye un mirador ideal sobre la ciudad, el estuario de Forth y la región de Fife. Los viernes tarde se abre al público el Observatorio de la Ciudad para contemplar las estrellas. En la colina hay edificios con estructuras curiosas, como el Nelson Monument, en forma de telescopio, o el National Monument, templo griego sin terminar en honor de los caídos en las guerras napoleónicas.

Monumento a Nelson

Parece un telescopio al revés -el parecido es intencionado- y hasta ofrece mejores vistas. Se construyó para conmemorar la victoria del almirante lord Nelson en Trafalgar en 1805.

Monumento Nacional

La mayor estructura de la cima de Calton Hill fue un intento más que ambicioso de replicar el Pantenón, y se erigió para honrar a los escoceses fallecidos en las Guerras Napoleónicas. Su construcción (pagada con donativos de particulares) empezó en 1822, pero los fondos se agotaron cuando solo se habían levantado 12 columnas. este espisiodio se dio en llamar la Desgracia de Edimburgo.

Old Calton Burial Ground

Es uno de los numerosos cementerios antiguos pintorescos de Edimburgo, un sereno rincón a un breve paseo desde la punta este de Princes St. Lo domina el alto obelisco negro del Monumento a los Mártires Políticos, que conmemora a los que sufrieron en la lucha por la reforma electoral de la década de 1790. En la esquina sur está la enorme tumba cilíndrica de piedra de David Hume (1711-1776), el filósofo más famoso de Escocia. Hume fue un célebre ateo, y corrían rumores de que había hecho un pacto fáustico con el diablo. Tras su muerte sus amigos lo velaron en su tumba ocho noches, quemando velas y disparando pistolas en la oscuridad para que los malos espíritus no se llevaran su alma.

Monumento a Burns

Este neoclásico monumento de estilo griego al poeta nacional de Escocia se alza desde 1830 en la ladera sur de Calton Hill. Lo diseñó Thomas Hamilton, antiguo alumno de la Royal High School (hoy cerrada), que se alza al otro lado de la carretera.

Edinburgh Printmakers’ Workshop & Gallery

Se fundó en 1967 y fue el primer estudio de grabado de “libre acceso” del Reino Unido. Ofrecia un espacio de estudio y equipo a artistas profesionales y principiantes. Se verá a los grabadores manos a la obra en el estudio de la planta baja. La primera acoge exposiciones de litografía y serigrafía de artistas locales.

Mansfield Place Church

En contraste absoluto con la austeridad de los edificios religiosos de Edimburgo, esta iglesia neorrománica del s. XIX continen una notable colección de frescos de estilo renacentista que pintó en la década de 1890 la artista irlandesa Phoebe Anna Traquair (1852-1936). Los murales se han restaurado y están a la vista del público.