Es un ejemplo espectacular de arquitectura moderna, diseñado por el arquitecto catalán Enric Miralles e inaugurado por la reina en el 2005. Se trata de un edificio peculiar y original que desató polémica en su momento. Hoy es la sede del nuevo Parlamento, creado tras el referéndum de 1997, cuyo resultado exigió su devolución (el Parlamento anterior se disolvió tras el Acta de Unión de 1707).

Construido en el antiguo emplazamiento de una fábrica de cerveza, cerca del palacio de Holyroodhouse, fue inaugurado por la reina en octubre del 2005.

Se pueden visitar las zonas públicas del edificio (la sala principal, con una exposición, una tienda y un café; y la galería pública del Salón de Plenos, para la que se necesita entrada, pero es gratis; véase la web para más información). Una opción es participar en un circuito guiado (gratis, 1 h, se recomienda reservar con antelación), que incluye una visita al Salón de Plenos, una sala de comisiones, el Garden Lobby y, si es posible, la oficina de un MSP (miembro del Parlamento escocés). Para asistir a una sesión parlamentaria hay que consultar los horarios en la web; los días más activos suelen ser los martes y los jueves de todo el año.

Indispensable

El exterior

El arquitecto Enric Miralles (1955 – 2000) creía que un edificio podía ser una obra de arte. No obstante, esta extraña creación de cemento ha dejado a mucha gente confundida. ¿Qué significa?. Las curiosas formas de su exterior están cargadas de simbolismo, desde las peculiares ventanas saledizas del muro oeste (inspiradas en la silueta del Reverendo Robert Walker patinando en Duddingston Loch, uno de los cuadros más célebres de Escocia), hasta originales paneles en forma de L invertida de la fachada (que representan una cortina descorriéndose, es decir, un gobierno abierto). La planta misma del complejo representa una “flor de democracia arraigada en suelo escocés” (se ve mejor mirando hacia abajo desde Salisbury Crags).

La cámara de Debates

El Main Hall, en la entrada abierta al público, tiene un techo bajo de tres arcos similares a una cueva, un sótano o la bóveda de un castillo. es un espacio de iluminación tenue, punto de partida de un viaje metafórico desde esta relativa oscuridad hasta la Cámara de Debates (justo encima de Main Hall), que es, en contraste, un palacio de luz, la luz de la democracia. Esta magnifica cámara es la pieza central del Parlamento, diseñada no para glorificar a los políticos que se sientan en ella, sino para infundirles humildad. Las ventanas dan a Calton Hill, lo que permite a los parlamentarios admirar sus monumentos (recordatorios de la Ilustración escocesa). Las enormes vigas de roble acabadas en punta penden de hilos de acero por encima de las cabezas de los diputados, como espadas de Damocles.