Scottish Borders

Escrito por el 06/05/2020

Por la A68, (la carretera que te adentra a los Borders escoceses según llegas a Escocia desde Inglaterra), descubres que hay mucho que ver y hacer dentro de un entorno natural impresionante, con mucha historia por descubrir.

Así que ¿por qué no detenerse y tomarse un tiempo para relajarse en estas ciudades fronterizas del sur de Escocia?.

Jedburgh

Jedburgh será la primera ciudad escocesa a la que llegarás, una ciudad con una dramática historia. La ciudad es muy pintoresca, ya que arropa un paisaje impresionante en cualquier época del año.

Bulliciosa, repleta de tiendas, cafeterías y boutiques en su arteria principal conocida como la High St, Canongate y Abbey Row.
Pueblecito de Jedburgh

Bulliciosa, repleta de tiendas, cafeterías y boutiques en su arteria principal conocida como la High St, Canongate y Abbey Row.

Una vez que hayas estacionado el vehículo en su aparcamiento te recomendamos que vayas a buscar la oficina turística que se encuentra en el centro del núcleo urbano.

La ciudad está dominada por una magnífica abadía agustina del siglo XII. Aunque su conservación está bastante cuidada, hoy encontrarás ruinas y eso sí, un hermoso jardín deseoso de ser explorado.

A poca distancia a pie se encuentran otras atracciones turísticas como la mítica Mary Queen of Scots, la cárcel y un Museo sobre lo que queda del Castillo de Jedbrugh.

Hawick

Hawick tiene una larga y colorida historia que se remonta al siglo XII. La ciudad ha desempeñado un papel importante en la industria textil de Escocia y por ende al resto del mundo.

La pequeña localidad, por lo tanto, tiene muchas tiendas con una gran selección de prendas de punto y cachemira. Entre los lugares de interés te recomendamos la Casa De la Torre Textil Borders, en la que se representa el patrimonio de la principal región de fabricación textil de Escocia, dentro de una torre restaurada del siglo XVI.

Wilton Lodge Park, en las orillas boscosas del río Teviot, cuenta con terreno más que suficiente para relajarse, darse paseos por sus jardines amurallados y perderse entre la espesa vegetación de árboles centenarios.

Kelso

La ansiada ciudad de mercado cuenta con una plaza adoquinada que es a su vez la más grande de Escocia.

Es un entorno perfecto para disfrutar de la gran variedad de tiendas, pubs, cafeterías y restaurantes.

Disfruta de paseos tranquilos por las calles adoquinadas de la localidad o porqué no, irse una mañana a pecar truchas en The River Tweed. Si eres de los que les gusta relajarse en un campo de golf aquí dispones de varios donde elegir. Los aficionados a la bici de montaña lo tienen fácil gracias a su erosionado terreno ya que aquí se disputa la 4 Abbeys Cycle Route.

La abadía de Kelso fue establecida en 1128 por David I. Solo quedan que ruinas, la verdad sea dicha, ¡es una pena!.

Melrose

Lo único interesante que tiene esta localidad son, por un lado sus paseos por las atmosféricas ruinas en su abadía de gran renombre, o por sus encantadores jardines Priorwood y Harmony National Trust.

Durante una semana del mes de abril, Melrose se convierte en el centro mundial del rugby de las 7 naciones. Se fundó aquí en el año 1883.
Abadía de Melrose

Durante una semana del mes de abril, Melrose se convierte en el centro mundial del rugby de las 7 naciones. Se fundó aquí en el año 1883.

Muy cerca de la localidad a sólo 2 millas (3km) se encuentra Abbotsford House, el hogar del genio literario, Sir Walter Scott.

La estación de tren de Tweedbank, con aparcamiento gratuito, está a pocos minutos de Melrose, con servicios directos regulares como por ejemplo ida y vuelta a Edimburgo en el mismo día.

La Historia de los Borders

The Carter Bar, o conocido también como «Rede Swire», está muy marcado en la historia de los Borders escoceses. Legiones romanas invadieron este territorio allá por el año 79 d.C., aquí construyendo el famoso «Dere Street» que está situado a 5 millas (8km) al este del punto exacto donde nos encontramos en este momento. (véase la imagen).

Estos guerreros patriotas de origen celta cayeron por un gran ejército de sajones invasores en la famosa batalla de Catraeth.
Bandera de Escocia

Si nos centramos en la poesía antigua de la época, podemos extraer de entre sus relatos, las grandes marchas hacia el sur, que bañaban estas colinas con tambores de guerra encabezados, eso sí, por el rey Mynyddog de la tribu Gododdin.

Estos guerreros patriotas de origen celta cayeron por un gran ejército de sajones invasores en la famosa batalla de Catraeth.

Trychant eurdorchog, Gwneddgar, gwaenog …. Try, nid angorsant

«Trescientos guerreros de oro temibles, espléndidos en acción, … por desgracia, no regresaron».

Los límites tribales cambiaban de un lado a otro durante siglos turbulentos en la historia fronteriza, hasta que el ejército gaélico (escocés) del rey Malcom III venció de manera implacable a los anglosajones (ingleses) en Carham-on-Tweed en el año 1018.

La frontera asumió desde entonces más o menos su posición actual, confirmada por el Tratado de York 1237.

La muerte de Alejandro III, rey de Escocia, en 1286 condujo a tres siglos de salvaje conflicto escocés-inglés, con frecuentes guerras e invasiones, incursiones y anarquía absoluta en los Borders (Bordelands). La batalla de Otterburn da buena cuenta de ello en 1388.

It fell about the Lammas tide, When the muir-men win their hay, The doughty Douglas bound him to ride into England, to drive a pray. … And he has burned the dukes or Tyne. And half of Bambroughshire: And Three good towers on Redeswire fells, He left them all on fire”.

Una era nefasta encabezada por los famosos Border Reivers, o soldados de musgo, «moss-troopers», familias enteras sin escrúpulos ni ley que les valiera asaltaban de un lado a otro de la frontera.

Con efímero respeto a vidas inocentes, propiedades o incluso reyes sin escrúpulos que pusieron estas tierras bajo el control inefectivo de los «Wardens of the Middle March».

Una reunión de estos guardianes escoceses e ingleses en 1575 provocó la última escaramuza fronteriza letal, The Redeswire Fray, en las laderas al este de este lugar. La Unión de 1603 y 1707 finalmente puso fin al conflicto militar entre los dos países.

Bienvenidos a los Borders
Bienvenidos a los Borders

La ancestral frontera entre Escocia e Inglaterra, tiene cerca de 1000 años y es una de las más antiguas del mundo.

Las dos naciones fueron siempre reinos independientes hasta que Jacobo VI, rey de Escocia en 1603 subió al trono inglés como Jacobo I, heredero legítimo de la reina Isabel I.

Para que constase en la historia la unión de las banderas escocesas e inglesas se combinaron ambas oficialmente en 1606.

Ambos países Escocia e Inglaterra permanecieron independientes hasta el Tratado de la Unión en 1707, cuando se unificaron en Gran Bretaña.

En 1801 el saltire de San Patricio (patrón de Irlanda) se combinó con la cruz de San Jorge y la saltire de San Andrés. La Bandera de la Unión o Union Jack, es hoy, la bandera oficial del Reino Unido.

Paisaje y vida silvestre

Nos encontramos en este punto a 1371 pies (418 metros) del nivel del mar y la frontera escocesa se extiende desde aquí en un hermoso paisaje verdoso de tundra que ha ido cambiando a lo largo del tiempo, increíble de no ser por la historia que te hemos contado.

La fauna también reconoce un cambio dramático en cuanto a animales salvajes tales como lobos, osos, jabalíes o ciervos.

Hace unos 400 millones de años, «Escocia» pertenecía a la masa continental norteamericana, y ésta chocó con la parte de «Inglaterra» de la masa europea. Lo que fraguó altas montañas, de las cuales las colinas fronterizas de hoy son los restos erosionados de un viejo océano hoy extinguido.

300 millones de años de actividad volcánica favorecieron estas montañas inmensas compuestas en su mayor parte de granito y basaltos. Estas rocas se han convertido en las famosas colinas Eildons, Ruberslaw y Hophills Nob, ideales como zonas de vigilancia en tiempos de tribus.

La Edad de Hielo vistió hace 10000 años estos parajes de frondosos bosques que fueron extinguidos parte de ellos en el 1600 d.C. Esto arrastró a velocidad de vértigo las primeras tribus a su extinción.

Lo que pudo quedar de aquellos frondosos parajes, desaparecieron en el tiempo dejando un lugar completamente desnudo a merced del viento gélido del lugar.

La fauna también reconoce un cambio dramático en cuanto a animales salvajes tales como lobos, osos, jabalíes o ciervos. Hoy apenas quedan liebres camperas o algunas aves autóctonas como son el cerrojo o urogallo rojo.

Whitelle Moor

Whitelle Moor está franqueado por la A68 si alcanzas Escocia por el sur, es una de la reserva natural más importante del Reino Unido. La mayoría de sus 1500 hectáreas es el hábitat habitual de humedales pantanosos, y el hogar de una variedad de plantas.

Incluyendo musgos, o bayas algodoneras, que se transforman en tejidos vistosos como tartans o kilts.

Gracias a la adquisición por parte de Northumberland Wildlife Trust en 1999 en gran parte con la ayuda del Heritage Lottery Fund, fue declarada Reserva Natural Nacional por English Nature en 2001.

Whitelee sigue el proceso de erosionado natural como ha sido así durante cientos de años, pero la superpoblación de especies se controlan religiosamente. Manteniendo sus antiguos canales de drenaje, para asegurarse de esta manera que la ciénaga se mantiene húmeda.

También se puede comprobar cómo yacen nuevas arboledas distando mucho de aquella post-edad de hielo.

Las lomas bajas repletas de brezo es el hogar de una gama variada de aves como el urogallo rojo, buitres o halcones peregrinos. Ocasionalmente podemos divisar atónitos a los aguiluchos imponiéndose con su fuerza dominante.

La polilla emperador es uno de los insectos más llamativos del lugar, al cambiar a oruga, ésta pierde su color marrón original, pasando rápidamente a un verde muy llamativo. La transformación da lugar a una mariposa colorida y muy vistosa.

Si seguimos ladera a bajo nos topamos con estructuras circulares de piedra, llamadas stells, que proporcionan refugio a ovejas que pastan a sus anchas en un clima tan cambiante como es el escocés.

Manadas de cabras «salvajes» se dejan ver en ocasiones. De hecho es el fruto de la mano positiva del hombre que siglos atrás las dejaron que se reprodujeran libremente a sus anchas.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario


Continuar leyendo

Post Anterior

Crowdfunding


Miniatura
Canción actual

Title

Artist

Current show

Hills & Glens

17:00 23:59

Background