South Side

Uno de los barrios más característicos de Glasgow

0
60

Al sur del centro aparece esta laberíntica maraña de transitadas avenidas con unos cuantos oasis que dan tregua al barullo urbano. Pese a todo, cuenta con varias atracciones excelentes. Hablamos de South Side.

Qué ver

Burrell Collection

Alojada en un fabuloso museo situado en un parque, 5 km al sur del centro, esta colección es uno de los principales atractivos de Glasgow, recopilada por el rico empresario William Burrell y donada a la ciudad. Burrell reunió todo tipo de obras de arte, desde la adolescencia hasta su muerte a los 97 años, y esta característica batería de tesoros abarca de todo, desde porcelana china y muebles medievales a cuadros de Degas y Cézanne. Su envergadura no llega al extremo de abrumar y, en conjunto, se rige por la interesante coherencia que le confirió su antiguo dueño.

Las salas de tapices no tienen parangón; fechadas entre los ss. XIII y XVI, las enormes y exquisitas piezas entretejen complejas historias de la vida en Europa.

El espectacular interior está bañado en luz gracias a sus grandes ventanales e integra portales románicos tallados en piedra que se cruzan durante la visita. En primavera, vale la pena dedicarle un día completo y reservar algo de tiempo para deambular por su hermoso parque sembrado de flores. Si no se prevé viajar más al norte, es también un buen lugar para ver las greñudas vacas de las Highlands, así como caballos percherones.

Muchos autobuses pasan por la entrada del parque, y cada 2 h circula un servicio entre la puerta y el museo (a un cómodo paseo de 10 min). Otra opción es tomar un tren de Central Station a Pollokshaws West (la 2ª estación de la línea a East Kilbride o Kilmarnock).

Scotland Street School Museum

Por más desangelada que ahora pueda parecer, en una calle industrial azotada por el viento y carente del típico alboroto juvenil que en su día inundaba los pasillos, esta antigua escuela de Mackintosh merece una visita por su espectacular fachada y el interesante museo de educación que alberga. Las reconstrucciones de aulas de diferentes épocas –sin que falten el clásico profesor cascarrabias y el borrador de la pizarra– harán que los visitantes más maduros rememoren sus años escolares. Está enfrente de la estación de metro de Shields Rd y tiene un café que no está nada mal.

House for an Art Lover

Aunque fue diseñada en 1901 con motivo de un concurso organizado por una revista alemana, no fue construida hasta la década de 1990. En su diseño, Mackintosh trabajó codo con codo con su esposa, cuya influencia es evidente, sobre todo, por la abundancia de rosas. El efecto global de esta magistral obra se distingue por el uso del espacio y la luz.

Holmwood House

Esta interesante y atractiva residencia diseñada por Alexander Thomson el Griego , data de 1857 y, pese a encontrarse en proceso de renovación, merece una visita. Representa una adaptación de la arquitectura clásica de Grecia, con detalles destacables como los símbolos del sol y las estrellas en las plantas superior e inferior, respectivamente. Se encuentra en Cathcart, unos 7 km al sur del centro; para llegar si no se tiene coche, hay que tomar un tren que pase por Queen’s Park o Neilston y caminar después 800 m por Rhannan Rd.

Scottish Football Museum

Este museo ilustra la historia del fútbol en Escocia y el influjo mundial de las grandes figuras locales. El deporte rey despierta una gran pasión en Escocia y así se manifiesta en este espacio repleto de fascinantes reliquias, como una copa y una entrada correspondientes al primer encuentro internacional de la historia, disputado en Glasgow en 1872. También se puede realizar un circuito por el estadio, sede de la selección escocesa y del modesto Queens Park. Se encuentra en Hampden Park, junto a Aikenhead Rd.

Deja un comentario