Sur de Escocia

Algo más que pasar en coche camino hacia el norte

0
94

Aunque la gente avisada conoce de sobra sus encantos, para muchos el sur de Escocia no es más que algo por donde se pasa en coche camino del norte. Gran error, porque aquí hay espacio para respirar en cualquier época del año de rincones tranquilos.

Su proximidad a Inglaterra provocó incursiones y contiendas, y las fortificaciones fronterizas presenciaron abundantes escaramuzas, pues había jugosos botines en las Borders, donde las prósperas abadías gobernaban las comunidades agrícolas. Saqueadas una y otra vez hasta su destrucción durante la Reforma, las ruinas de estas iglesias, unidas por senderos para ciclistas y caminantes, se cuentan entre los lugares históricos más sugestivos de Escocia.

El ondulado oeste se cubre con una vasta masa forestal extendida entre poblaciones con animados mercados. Las colinas descienden en cascada hasta arenosas franjas de litoral que gozan del clima más soleado de Escocia. Es la tierra de Robert Burns, cuya poesía refleja un ser campechano con una intensa vida social.

Las Borders han conocido una historia turbulenta. Siglos de guerra y saqueos han dejado un paisaje surcado por las cicatrices de las batallas y rodeado por las ruinas esplendorosas de las abadías, cuya riqueza actuó como un imán durante las guerras transfronterizas y que fueron destruidas y reconstruidas en numerosas ocasiones. Y nada resume mejor la agitada historia de la región que la tétrica fortaleza de Hermitage Castle.

Pero las Borders son también pueblos acogedores con tradiciones añejas que salpican la campiña, y mansiones señoriales aguardan al visitante. Esta zona es propicia para caminar y montar en bicicleta, con colinas exuberantes que despliegan una variada paleta de verdes. Y su costa es para quitarse el sombrero para disfrutar del para el submarinismo en aguas frías.

En noviembre

  • Explorararemos  las evocadoras ruinas de las abadías de las Borders.
  • Admirarremos  la arquitectura de Culzean Castle, encaramado sobre salvajes acantilados.
  • Meditaremos sobre la dureza de la vida en la frontera entre Inglaterra y Escocia en el desolado Hermitage Castle.
  • Exploraremos el encantador pueblo de Kirkcudbright y nos maravillaremos por la creatividad de sus habitantes.
  • Aprendereremos algunas palabras de lallans en el Robert Burns Birthplace Museum de Alloway.
  • Pedalearemos por senderos forestales en los centros de ciclomontañismo 7stanes, cerca de Glentrool, y atravesaremos la región.
  • Nos asombraremos ante la radicalidad de las reformas sociales instituidas en la comunidad lanera de New Lanark.
  • Recorreremos a pie o en bicicleta una de las grandes rutas de larga distancia.
  • Nos sumergiremos en las profundidades marinas del pintoresco pueblo pesquero de St Abbs, un sitio de primera para el submarinismo en aguas frías.

¿Preparad@s, para adentrarse en la zona más desconocida de Escocia?. Este mes de noviembre llega con muchas aventuras que no os van a dejar indiferente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.