Si realmente quieres disfrutar de esta Isla, te recomiendo que te quedes todo el tiempo que puedas. La isla de Skye contiene innumerables motivos para fascinarte, con sus valles, sus acantilados, dramáticas costas y su cautivadora historia. ¡Traete contigo ese espíritu aventurero que llevas dentro! 

Storr

Si hay algo en Skye que siempre recordarás son sus paisajes. Con tan solo dar una vuelta en coche puedes ver muchas de las características geológicas más famosas de Skye, como el Viejo Hombre de Storr, el Quiraing y las Cuillin. Pero para disfrutar más, comprueba que traes tus botas y explora estas singulares vistas a pie.

Skye es un lugar verdaderamente mágico. Es la Isla más grande de las Hébridas interiores, y  aquí, en este lugar tan maravilloso se puede encontrar algunos de los paisajes más emblemáticos de Escocia.

Adéntrate en su pasado

Quizás tengas lazos ancestrales con la isla, o simplemente te fascine el modo de vida en Skye en tiempos pasados. La isla posee un acervo histórico, desde asentamientos prehistóricos hasta siniestros castillos. Conoce las antiguas disputas entre clanes rivales, las batallas jacobitas y la devastación de las comunidades de arrendatarios durante los desplazamientos de las Highlands.

Pueblos y ciudades

Tras un apretado día de exploración, o con toda la tranquilidad que te puedas tomar, los pueblos y ciudades de la isla son lugares acogedores en los que, puedes probar sabrosos productos locales en los restaurantes o relajarte con tu bebida favorita en encantadores bares y pubs. ¡Quizás te apetezca probar el whisky de malta local o una cerveza de la isla!

Cómo llegar

Desde el territorio principal de Escocia, hay tres rutas para llegar a Skye:

  • Hay un ferry que hace un recorrido diario desde el puerto de Malaig en las Highlands occidentales a Armadale, en Sleat, al sur de Skye. Puedes llegar a Mallaig tanto por carretera como en tren.
  • El puente de Skye es un puente de carretera que cruza Loch Alsh entra el pueblo de Kyle of Lochalsh, al que puedes llegar en tren, y Kyleakin en Skye. También hay autobuses que hacen el trayecto directo desde Glasgow e Inverness hasta la isla.
  • Una empresa privada opera un ferry que une el pueblo de Glenelg en el territorio principal escocés con Kylerhea en Skye.

Cómo desplazarse

Desplazarse por Skye es de lo más fácil, y el paisaje que podrás ver cuando viajas por la isla es realmente increíble. La opción favorita para mí es conducir, ya que ofrece una mayor flexibilidad y acceso a esos lugares más remotos. Algunas de las carreteras de la isla son de un solo carril, con amplias zonas para cruzarse. Los principales pueblos están también conectados entre sí con autobuses regulares.

Recomiendo