West End

un animado ambiente estudiantil

0
57

Con un animado ambiente estudiantil, bares y cafés de moda y un aire desenfadado, el West End posiblemente sea la zona más cautivadora de Glasgow, ideal para contemplar el desfile humano, y el barrio más bohemio de la ciudad.

Qué visitar

Kelvingrove Art Gallery & Museum

Alojada en un soberbio edificio victoriano de piedra, esta majestuosa oda a la cultura representa un museo fascinante e inusual, con una desconcertante variedad de exposiciones. Aquí conviven las artes plásticas más exquisitas con animales disecados, mandíbulas de tiburones micronesios con un avión Spitfire, etc. Pero que nadie espere el típico batiburrillo, pues las salas están dispuestas cuidadosamente y ordenadas por temas y, en conjunto, albergan una colección considerable. Hay una excelente sala dedicada al arte escocés, otra con sublimes obras impresionistas francesas, y presume de sobresalientes cuadros renacentistas de maestros italianos y flamencos.

El magnífico Cristo de San Juan de la Cruz, de Salvador Dalí, también se cuenta entre sus tesoros. Y casi todas las piezas –cuadros incluidos– cuentan con sencillas explicaciones interpretativas, lo que facilita el aprendizaje. Es, además, un lugar excelente para los niños, pues hay muchísimo para hacer y las muestras están pensadas para diferentes edades.

Hunterian Museum

Alojado en el glorioso edificio de arenisca de la universidad (motivo suficiente para acercarse hasta aquí), este pintoresco museo custodia la colección de William Hunter (1718-1783), un antiguo alumno que ejercía como anatomista y físico, pero, como tantos otros portentos de la Ilustración, mostraba interés por todas las disciplinas que el mundo ofrecía. Botes con órganos en formol comparten espacio con fenómenos geológicos, fragmentos de vasijas hallados en yacimientos antiguos, esqueletos de dinosaurio y animales con espeluznantes deformaciones en tarros. Las salas principales, con altos techos abovedados, son de una belleza abrumadora. No hay que perderse el ‘planisferio’ realizado en China en 1674, expuesto en la sección de culturas del mundo.

Hunterian Art Gallery

Famosos pos sus tonos atrevidos, los coloristas escoceses (entre otros, Samuel Peploe, Francis Cadell, J. D. Fergusson y Leslie Hunter) están bien representados en este museo frente al Hunterian Museum, perteneciente al mismo legado. Sus fondos incluyen paisajes escoceses plasmados por el impresionista William MacTaggart, así como un tesoro firmado por Thomas Millie Dow y una colección especial de litografías, dibujos y óleos de James McNeill Whistler. Arriba, en una sección consagrada al arte escocés de finales del s. XIX, se muestran obras de varios artistas del grupo de los Glasgow Boys (chicos de Glasgow).

Mackintosh House

Contigua a la Hunterian Art Gallery, se trata de una reconstrucción de la primera casa que compraron Mackintosh y su esposa, la notable diseñadora y artista Margaret Macdonald. La decoración de interiores era uno de los puntos fuertes en ambos, tal como se refleja en la vivienda, sorprendente aún. La serena elegancia del salón y el comedor de la planta baja da paso a un hechizante salón principal. El adorable estilo de los paneles de plata batida, las sillas de respaldo alto y la decoración de las superficies con reminiscencias celtas crean un ambiente etéreo. Cabe destacar la soberbia alfombra. Puede visitarse en uno de los circuitos guiados gratuitos que comienzan cada media hora.

Jardín botánico

Uno de los aspectos más llamativos de la visita al jardín botánico es el modo en que el ruido de Great Western Rd se desvanece al adentrarse entre el arbolado que abraza el río Kelvin, repleto de especies tropicales que aguardan ser descubiertas. El Kibble Palace, una espléndida estructura victoriana de hierro y cristal de 1873, es uno de los invernaderos más grandes del país; destaca también su jardín de hierbas medicinales.

El idílico entorno entre colinas es perfecto para un picnic. En verano se ofrecen paseos guiados y conciertos; la programación se puede consultar en el tablón junto a la entrada.

Deja un comentario